El caso del médico al que una conocida suya lo quiso matar

Ana María Nanni Duhalde se encuentra recluida en la Unidad 52 del penal de mujeres del SPB con sede en Azul.

La acusan de un intento de homicidio que victimizó a un médico de esta ciudad el pasado 7 de septiembre, cuando fue atacado con arma blanca en su domicilio por -según se investigó- aquella mujer a la que conocía desde hacía varios años; quien en primera instancia ya se le dictó su prisión preventiva por el hecho.

Nanni Duhalde, de 57 años, aguarda estos días qué puede pasar tras un pedido que, ante el Juez de Garantías que entiende en este caso, le hicieron sus actuales abogados defensores.

Dicha solicitud tiene por objeto otorgar a la acusada de esta tentativa de homicidio una pena de prisión que le permita cumplir arresto domiciliario.

Pero esa solicitud aún no ha sido resuelta, algo que probablemente podría ocurrir durante la feria judicial de enero de 2022 o el mes siguiente, cuando se reanude con normalidad la actividad en los juzgados de Azul.

Su nombre comenzó a asociarse con este caso un día después de que el médico -que tiene 68 años, es de nacionalidad peruana, vive en Azul desde hace varios años y se llama Cristhiam Salomon Quezada- fue apuñalado en la casa de esta ciudad donde vive, ubicado en la calle Lavalle entre las avenidas Mitre y Prat.

Durante la madrugada del 7 de septiembre ocurrió dicho hecho.

Según lo investigado, teniendo en cuenta que ambos se conocían, el médico no sospechó nada extraño cuando Nanni Duhalde se presentó en su casa ese día con la excusa de llevarle unos papeles pertenecientes al Servicio de Hemodinámica que atiende el cardiólogo. a cargo en el Hospital Pintos y del cual el imputado formaba parte como socio.

En estas circunstancias se produjo este intento de homicidio, cuando tras una discusión ambos comenzaron a forcejear dentro de la vivienda del médico, durante la cual le clavaron un cuchillo en el pecho que le provocó una lesión de consideración, ya que tras comprobarse que la herida había estado localizada cerca de su corazón y afectó una membrana que recubre ese órgano vital.

Tras el ataque, según diría más tarde el propio médico, la mujer se dio a la fuga. Y él, herido como estaba, acudió inicialmente a una agencia de remises cerca de su casa para ir al Hospital Pintos. Pero como hubo un retraso en conseguir un auto, decidió subirse a su auto particular y se dirigió al centro de asistencia municipal.

Esa mañana cuando fue atendido en el Pintos, en un principio la víctima de esta tentativa de homicidio no quiso revelar la identidad de la persona que lo había acuchillado con ese cuchillo que traía consigo y luego, en el marco de la investigación penal. que empezó, un conocido suyo entregado a la Policía.

Recién al día siguiente -es decir, el 8 de septiembre- se percató de quién había sido su agresor, a través de una declaración que, estando hospitalizado en el Hospital Pintos, David Carballo, fiscal a cargo de la UFI, realizó por videollamada. 2 que sigue instruyendo este sumario penal.

Ese mismo día, miércoles, que Quezada identificó a su agresor, con los datos recabados en la investigación penal adelantada por el jefe de la Unidad Funcional de Instrucción número 2, solicitó la detención de Nanni Duhalde.

Ordenada por la jueza de Garantías Magdalena Forbes, la medida cautelar se hizo efectiva ese día, luego de un allanamiento practicado en el inmueble de la mujer investigada.

El trámite se realizó en una casa ubicada en Malére entre España y Leyría. Y mediante esta diligencia personal policial incautó elementos que se consideran de interés para esta investigación.

En los días siguientes, con el imputado de esta tentativa de homicidio simple privado de libertad -hasta que se le encontró un lugar en la Unidad 52 de Azul, se encontraba alojado en una comisaría de la ciudad de Mercedes-, diferentes pedidos de quien fuera su primer abogado no prosperó en la corte. Entre ellos, un habeas corpus que ese defensor particular, Marcelo Aulicino, presentó directamente a la Sala Penal departamental para el cese de la medida privativa de libertad del entonces cliente suyo.

“La acusación directa hecha por la víctima” -escribió la jueza de Garantías Forbes cuando al mes siguiente de su detención ordenó la prisión preventiva del imputado- hacia Nanni Duhalde como su agresor sigue siendo un elemento fundamental para señalarla como autora de este intento de asesinato.

“Esto es para ti”, dijo Quezada que la mujer le había dicho esa mañana cuando ambos estaban en la cocina de la casa donde vive y ella le clavó el cuchillo en el pecho con la intención de causarle la muerte.

Hasta el momento se siguen evaluando interrogantes relacionados con las actividades de la víctima y el imputado en la referida sociedad Hemodinamia con sede en Pintos como posible móvil de lo sucedido.

Esa relación entre ambos, según dijo la mujer cuando, tras ser detenida, fue sometida a un examen psiquiátrico, estuvo marcada por distintos problemas que surgieron entre ambos en ese lugar de trabajo común donde laboraban.

“Ambas partes -víctima y victimario- indican que habría conflictos interpersonales en el ámbito laboral; y la acusada, en su peritaje psiquiátrico, manifestó que acudió al lugar de los hechos para atender la situación porque había sido citada por Quezada, por lo que se infiere que premeditó el hecho al portar un cuchillo”, había concluido la jueza Magdalena Forbes al fallar a favor de convertir en prisión preventiva la detención del imputado por esta tentativa de homicidio.

“Como argumento de apoyo que refuerza el flujo de elementos objetivos valorados a los efectos de justificar los peligros procesales, destaco la gravedad del hecho, encaminado a poner fin a la vida de una pareja y la insignificancia de las causas de los conflictos laborales que se presentan, al menos entre líneas, de las declaraciones de ambas partes; ya que las denuncias de violencia de género señaladas por la defensora de confianza que actuaba en un primer momento no han sido probadas, al menos por el momento”, escribió también en las disposiciones. del 8 de octubre, la titular de Garantías 1 dictó prisión preventiva al agresor, quien se encuentra en la cárcel a la espera de que le concedan ese beneficio que semanas atrás solicitaron sus actuales abogados defensores: Fernando Burlando y Fabián Améndola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.