El contratista que hace más de 70 años trabaja el mismo campo en Azul

«¿Me vas a escribir una nota? ¿Y si soy un gringo como cualquier otro?» Bromeó, y en diálogo con El ABC Rural, el contratista de maquinaria agrícola José Domingo Fittipaldi, en el marco de una reciente jornada de campo organizada por el vivero KWS.

Pero no es un gringo cualquiera. A sus 81 años, hoy es el contratista de maquinaria agrícola con más experiencia en la zona de la ciudad bonaerense de Azul, pues lleva más de 70 años trabajando en el campo ininterrumpidamente.

Además -y esto es lo llamativo- lo viene haciendo en el mismo campo donde se crió, ubicado a 35 kilómetros de Azul, por el que ya han pasado tres generaciones de la familia propietaria.

El caso de Fittipaldi como persistencia de trabajo, lógicamente no debe ser el único en un área tan famosa y arraigada en nuestro país como la del contratista de maquinaria agrícola. Pero este medio tuvo la «suerte» de toparse con uno de ellos, y consideró que su historia merece ser compartida como ejemplo de constancia y pasión por trabajar con los «hierros».

Fittipaldi nació en 1941 y comenzó a trabajar en el campo con su padre casi desde que pudo caminar, como era costumbre en ese momento.

«Empecé a trabajar casi desde que empecé a caminar»

“Nací en 1941 y comencé a trabajar en el campo con mi padre casi cuando comencé a caminar, como era costumbre en ese momento”, dijo Fittipaldi.

“Tenía ‘chatas’ para el acarreo de caballos, donde transportaba granos, lana, arena y cemento, entre otros materiales, hasta que se fue cuando llegaron los primeros camioncitos a la zona”, recordó.

Entonces, su padre más tarde se dedicó a arar con caballos, y era el equivalente a lo que es hoy un contratista de maquinaria agrícola. Empezó a hacerlo con eficacia en un campo de 450 hectáreas situado entre Azul y Chillar, donde también fue tendero, siempre con la ayuda de su hijo, José de él.

“En ese mismo campo a los 18 años comencé a trabajar por mi cuenta como contratista de maquinaria agrícola, cuando -ayudado por el dueño del campo- compré mi primer tractor 0 km, un Fiat 780”, relató.

Fittipaldi recordó que posteriormente se incorporaron a la obra sus dos hermanos, Omar y Rubén (fallecido). “Así formamos una empresa familiar que trabajó en toda la zona, llegando a tener cuatro cosechadoras y tres equipos de siembra completos”, dice con orgullo.

El padre de José araba con caballos y era el equivalente a lo que es hoy un contratista de maquinaria agrícola. Efectivamente se quedó en un campo de 450 hectáreas ubicado entre Azul y Chillar, donde también se quedó como tendero, siempre con la ayuda de su hijo (Imagen ilustrativa YouTube).

72 años trabajando en el mismo campo

Actualmente, con sus jóvenes 81 años, Fittipaldi sigue trabajando como contratista y productor agrícola junto a su hermano Omar, destacando que lo viene haciendo en el mismo campo donde empezó a trabajar con su padre hace 72 años.

“Hoy tenemos dos cosechadoras, y alquilamos este campo de 450 hectáreas y otro en la zona para producir granos y carne, ya que también tenemos una finca”, dijo el entrevistado. “En total trabajamos unas 1.500 hectáreas en arriendo, porque no tenemos hectáreas propias”, remarcó.

A lo largo de tantos años, Fittipaldi lógicamente tuvo que adaptarse a diferentes tecnologías, maquinarias y formas de trabajar.

“Siempre hemos estado tratando de mejorar los equipos e incorporar tecnología, y aunque hoy en día somos demasiado grandes para tener lo último, en nuestros equipos tenemos piloto automático y otras funcionalidades que gestionamos nosotros mismos, pero siempre con la ayuda de los empleados”, destacó el experimentado contratista.

«Sigo escalando a lo más alto de los equipos»

-¿Cómo es tu rutina de trabajo?

-Voy todos los días al campo, pero hoy estamos más que nada en la organización del trabajo, aunque sigo escalando hasta lo más alto de los equipos, sobre todo para relevar a la plantilla a la hora de comer. Luego me bajo y me duele todo (risas), pero lo hago porque me gusta.

-¿Cuál es la maquinaria que más te gusta escalar?

-Me gustan todas, pero la cosechadora siempre es más entretenida, y más ahora que puedes ver el funcionamiento mientras trabajas.

-¿Siempre fue difícil llegar a la nueva maquinaria?

-Sí, toda mi vida, pero antes el dinero «rendía» más, porque aunque los gobiernos siempre nos usaban como «caja de recaudación», no había tantos impuestos como ahora. Hoy en el campo trabajamos más para el Gobierno que para nosotros.

FUENTE: ABC Rural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.