El joven que mató a su pareja, preso en la casa de los padres de la víctima

En el ámbito de la Justicia, al menos en el departamento de Azul, no había antecedentes de una resolución como la firmada por el juez Juan José Suárez el pasado 11 de mayo.

Inmediatamente después de hacerse pública la decisión del titular del Juzgado de Garantías 3, la novedad fue replicada en todos los medios, incluso en los más masivos y de alcance nacional.

Las disposiciones de entonces indicaban que un joven que está acusado de haber matado a su pareja, un adolescente de 17 años de Azul, comenzó a disfrutar de una morigeración a prisión preventiva que hasta ese momento lo tenía alojado en una cárcel. Y que ese beneficio implicó que comenzara a cumplir prisión domiciliaria en la casa de esta ciudad donde viven los padres de la víctima que tuvo este hecho, ocurrido en una cancha del Partido Benito Juárez el 11 de agosto de 2020.

Lo resuelto por el Juez de Garantías que intervino en la investigación de este sumario penal, ya llevado a juicio de primera instancia, se convirtió de inmediato en una situación de características inéditas.

Pero tuvo su explicación en lo manifestado en una audiencia previa a conocer la decisión del magistrado, mediante la cual los padres de la menor víctima de este homicidio se ofrecieron como fiadores para que el joven permanezca privado de libertad en su domicilio, así como continúa ocurriendo hasta ahora.

La niña que murió en el contexto de lo que fue el hecho que se convirtió en objeto de esta investigación penal que ahora concluye se llamaba Rocío Ayelén Sañudo.

Reside en un campamento del Partido Benito Juárez con su pareja y ahora imputado -de lo que en escala delictiva sigue siendo un homicidio agravado por el vínculo y por el uso de arma de fuego y tenencia ilícita de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización- crímenes considerados cometidos «en una concurrencia ideal de acciones»- se había producido ese trágico hecho que acabó con su vida.

Kevin Herrera Ullúa, tal es el nombre del imputado, convivía con Rocío Sañudo cuando -el mencionado 11 de agosto de 2020- la adolescente fue baleada con un rifle.

Desde siempre, una vez aprehendido como autor del hecho, el joven declaró que el arma de fuego se disparó accidentalmente cuando, al correrla para que el menor fuera a bañarse, se disparó ese tiro que acabó con la vida del menor. chica.

Pero un perito determinó que este fusil -a diferencia de lo que sostiene Herrera Ullúa- nunca pudo ser disparado por casualidad.

Los padres de Rocío Sañudo creen en la versión del joven, a quien consideran una persona que estaba lejos de querer matar a la niña. Y como tal, se ofrecieron como fiadores para que permanezca privado de libertad en esa casa de Azul donde ambos viven, ubicada cerca del Cementerio Municipal.

En la resolución de mayo que dio lugar a la concesión de la prestación a la trabajadora rural imputada, el Juez de Garantías destacó «la increíble calidad humana de la familia de Rocío, respecto de la cual hubiera sido perfectamente comprensible que buscaran algún tipo de venganza». contra el sospechoso como una forma de mitigar tanto dolor».

“Sino que, por el contrario, buscaron desde el inicio del proceso ayudar a quien fuera la pareja de su hija. Tanto es así que durante la audiencia -había escrito el magistrado al referirse a cuáles habían sido las actuaciones previas a lo que resolvió- el señor Sañudo afirmó que el otorgamiento del amparo solicitado a favor de Herrera sería un aliciente en medio de tanto sufrimiento”.

«Al entrar en el estudio de una posible atenuación de las coacciones sufridas por Herrera Ullúa -como finalmente sucedió- cobra relevancia lo dicho por los padres de Rocío, cuya actitud merece mi mayor respeto y me exime de palabras», había señalado el titular. de Garantías 3.

“Esos padres, desde el mismo momento en que ocurrió el lamentable hecho, acompañaron a la persona sospechosa del crimen de su hija. No solo creyendo en su inocencia, sino también preocupándose y cuidando su bienestar. Tanto es así que trataron de brindarle abogado auxiliar, han visitado periódicamente al imputado en su lugar de alojamiento, llevándole provisiones y se han ofrecido como garantes del cumplimiento de Herrera Ullúa con una eventual moderación de su coacción, llegando incluso a poner a disposición su propio domicilio como lugar de cumplimiento . del arresto domiciliario solicitado”, agregó el magistrado Juan José Suárez.

“En mi experiencia, nunca me ha tocado resolver una situación como la expuesta, ni he conocido casos similares”, admitió entonces el titular del Juzgado 3 de Garantías, y luego terminó concediendo al joven de 22 años. trabajador rural la pena de prisión. , quien espera el juicio con jurado al que debe ser sometido por este caso, sigue preso en la casa de los padres de aquel adolescente con quien convivía y es acusado de haberlo matado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.