El proceso para la reactivación de Fanazul ya se encuentra en marcha

Esta semana se cumple el cuarto aniversario del cierre de Fanazul. El 28 de diciembre de 2017, la dirección de Mauricio Macri decidió cancelar la producción, dejando sin empleo a más de 200 personas e iniciando un proceso de desmantelamiento de la planta ubicada sobre la Ruta 80.

La actual administración nacional, desde tiempos de campaña, se comprometió a reactivar la producción en Fanazul, camino que comenzó a transitarse hace algún tiempo.

«Los proyectos empiezan a tomar forma»

En diálogo con este medio, a poco más de un mes de que concluya este año, Iván Durigón, presidente de Fabricaciones Militares Sociedad del Estado, brindó detalles sobre cómo se estaba planificando el cierre de 2021 y realizó un balance de lo realizado en los diferentes plantas de FM, poniendo especial énfasis en la radicada en esta ciudad. “En la planta en la que más expectativas tenemos es la planta Azul, ya que es la que tiene mayores objetivos, por eso empezó allí la gira de fin de año”, dijo en ese contexto.

Durigón anunció que durante la primera quincena de diciembre visitó Fanazul con el objetivo de cerrar la conmemoración del 80 aniversario de la fábrica, entregando obsequios a los trabajadores, para agradecerles el esfuerzo realizado este año.

Al referirse a las reincorporaciones, el titular de Fabricaciones Militares afirmó que “serán varias más de las que ya se han hecho, lo que nos llena de alegría. Sabemos que nunca terminamos de cumplir con las expectativas de la gente, por eso les pedimos las disculpas”. del caso».

“Tenemos claro que poco a poco y teniendo en cuenta que los proyectos empiezan a tomar forma, esperamos que el próximo año se dé definitivamente la reapertura de Fanazul. Los proyectos ya están definidos e incluso hay fechas concretas para varios de ellos. ”, remarcó. Durigón en esa entrevista.

De igual forma, el presidente de Fabricaciones Militares explicó que “somos una Empresa del Estado cuyo único accionista es el Ministerio de Defensa, por lo que tenemos total dependencia presupuestaria de esa cartera nacional”.

“Si bien en el caso de Azul, podríamos decir que hoy el 80 por ciento del principal contrato que estamos analizando para la fábrica tiene que ver con uno privado, los sueldos de FM hoy los asume el accionista, que es el Ministerio de Defensa a través de su presupuesto propio. En fin, hacemos una mezcla pero la realidad es que hay una dependencia total de lo que es el presupuesto nacional, en este caso de la cartera que dirige Jorge Taiana”, aclaró.

En la misma línea, Durigón subrayó que “los trabajadores van a entrar siempre que la producción de cada una de las plantas lo requiera”. “Entonces, nuestra responsabilidad es ver cómo hacemos esa producción necesaria para poder pagar cada una de las plantas”, comentó, y luego refirió que “el salario de los empleados sale de una parte del presupuesto, que negociamos permanentemente Ahora estamos pidiendo un aumento para cuidar el bono y poder empezar el año que viene con la certeza de que van a poder cobrar su sueldo sin problemas, eso ya está asegurado”, agregó.

Además, dijo el titular de FM, “hay un presupuesto que tiene que ver con las inversiones y proyectos que estamos a cargo. Ahí, la tranquilidad que se le puede asegurar a Azul es que los fondos para afrontar los proyectos que vienen ya están asignados». A su vez, Durigón afirmó que se hicieron inversiones en todos los sectores de la fábrica para solucionar las carencias que pudiera haber en materia de seguridad y los problemas que surgían con la maquinaria. “Hemos hecho una fuerte inversión en todas las plantas, incluida Fanazul”, dijo.

«continuamos incorporando trabajadores»

Durigón sostuvo que “el principal objetivo para el 2022 es empezar con más personal y con eso poder afrontar los dos proyectos principales que tienen en mente: la reactivación de la planta de mastermix y nitroglicerina, y la destrucción de los chalecos antibalas”, pronosticó el presidente de Fabricaciones Militares Sociedad del Estado.

Finalmente Durigón señaló que la iniciativa de cultivar Cannabis Medicinal en la planta local de FM se está demorando porque “hay un tema legal en el medio que nos obliga a modificar nuestro estatuto constitutivo”. “Eso no quiere decir que no lo tengamos en carpeta y en la medida que podamos avanzar lo haremos, pero por el momento nuestra prioridad está puesta en otras iniciativas. Esta planta tiene mucho más que ofrecer y si ver que se puedan implementar otros proyectos que no generen un gasto enorme para la fábrica y que puedan tener una expectativa de comercialización, seguramente estaremos invirtiendo en ellos”, concluyó.

«Podemos hablar de una Fanazul que se reactiva»

Por su parte, el 28 de diciembre, a cuatro años del cierre, la dirigente de ATE Provincia Vanina Zurita advirtió que “la fábrica la cerró el gobierno neoliberal de Macri, Vidal y Bertellys. Algunos con más o menos responsabilidades, pero todos estaban participantes necesarios para que eso suceda.

El dirigente gremial azuleña señaló que actualmente «la realidad es totalmente diferente. Tenemos una fábrica que se está reactivando. Más allá de que estamos en camino a la producción, podemos hablar de una Fanazul que se está reactivando, ya que el trabajo es se está haciendo dentro de las plantas y proyectando lo que va a pasar».

“Aunque, obviamente, nos hubiera gustado que los tiempos fueran más rápidos, no podemos negar que hay avances y que vamos camino a la tan ansiada reapertura y vuelta a la producción”, agregó Zurita.

Por otro lado, el miembro de ATE Provincia señaló que “en estos dos años uno valora que haya una decisión política porque hay otro modelo de gobierno, que ha pensado en abrir fábricas y generar trabajo genuino. También hubo una lucha de nuestra clase, los trabajadores, que nunca ha cesado, ni en los peores escenarios».

En la misma línea, Zurita enfatizó que “este camino es largo. Hablando con algunos compañeros dijimos que es mucho más fácil destruir que construir, porque hay que tener en cuenta que es una fábrica de explosivos y su reactivación y puesta en valor lleva mucho más tiempo que si fuera una fábrica de dulces, las razones son obvias, todo tiene que hacerse en un marco de absoluta seguridad y los sistemas de compra también cambiaron porque pasó a ser una Empresa del Estado, además durante los años de gobierno de Macri y Vidal había mucha pereza, por eso se tarda mucho más en recorrer ese camino de destrucción y odio.

Ya son 40 los trabajadores reincorporados

A su vez, el dirigente gremial azuleña informó que hasta el momento 40 trabajadores se han reincorporado a Fanazul, mientras que están en marcha otros 11 reingresos más, lo que podría ocurrir próximamente. “Esto tiene que ver con las necesidades que van surgiendo y con los avances que se van dando dentro de la fábrica, independientemente de la producción”, explicó en ese contexto.

“Desde afuera muchas veces se cree que todo se reduce a la producción y no es así. Antes hay que reconstruir una fábrica que fue destruida con mucha saña. Y eso lleva tiempo y dinero”, dijo.

Del mismo modo, el dirigente de ATE subrayó que “a cuatro años del cierre, la película es absolutamente diferente. Aunque todavía quedan compañeros por sumarse -y esa es nuestra bandera: que regresen hasta el último- podemos hablar de otra cosa”.

“Es evidente que en estos dos años pudimos tener espacios de diálogo y consenso cuyo resultado es este: la esperanza de una fábrica en camino a la recuperación”, dijo Zurita, quien aclaró que lo anterior tiene que ver con el nivel nacional. y el provincial. “Localmente, el formato neoliberal, cerrado y despectivo de la clase trabajadora, del gobierno de Hernán Bertellys y Alejandro Vieyra sigue tan vigente como siempre”, consideró finalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.