En el Poder Judicial provincial hay unas 700 vacantes que aún no fueron cubiertas

«Si logramos destrabar algunas cuestiones que son emblemáticas y podemos lograr específicamente que la justicia de la provincia de Buenos Aires, dada la conflictividad que tenemos, se transforme en una justicia de calidad y de cercanía, nos iremos realizados», dijo ayer en Azul -a modo de conclusión en una entrevista con EL TIEMPO- Claudio Santagati, el presidente del Colegio de Magistrados y Funcionarios de la Provincia de Buenos Aires.

Defensor General adjunto del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, desde noviembre pasado y con mandato hasta fines del año próximo, luego de que en la gestión anterior se desempeñara como Vicepresidente Primero, ahora preside esa entidad, que tiene como asociados a todos los jueces, fiscales, defensores oficiales y secretarios de los diferentes fueros del Poder Judicial bonaerense.

En carácter de tal, acompañado por integrantes de la Comisión Directiva del Colegio que conduce, estuvo ayer en esta ciudad.

Del mismo modo que tiempo atrás lo había hecho al visitar Pergamino, Junín y hacer lo propio este miércoles que pasó en Bahía Blanca, Santagati llegó a Azul.

En esta ciudad fue recibido por autoridades del Colegio de Magistrados y Funcionarios departamental local, entre quienes estuvieron el juez de Sentencias del Fuero de Menores Luis Surget; Albano Gallicchio, secretario del Juzgado de Garantías 1, y Jimena Caballero, secretaria en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil; quienes respectivamente se desempeñan en la entidad con sede en la Avenida 25 de Mayo de Azul -que continúa presidiendo el juez Pablo Quaranta- como vicepresidente Segundo, Secretario y Prosecretaria.

Dentro del cronograma previsto en el marco de su presencia en Azul, Claudio Santagati estuvo en sede judicial, donde se entrevistó con camaristas de los diferentes fueros y también con los titulares de la Fiscalía General y la Defensoría General. Respectivamente, los funcionarios Marcelo Sobrino y Diego Fernández.

Durante la entrevista mantenida con este diario ayer después del mediodía, el titular del CMFBSAS estuvo acompañado por la jueza Civil y Comercial de La Plata Gladys Mabel Cardoni, vicepresidente Segunda del Colegio. Y también por Norberto Javier Gioia; quien en la actual gestión preside la Comisión de Secretarios, Auxiliares Letrados y Funcionarios y en el ámbito del Poder Judicial desempeña tareas como consejero en el Juzgado de Familia número 3 del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús.

Luego de las flexibilizaciones dispuestas en el país por la actual pandemia de coronavirus, Claudio Santagati afirmó que era «la segunda visita» que al interior bonaerense hacía ayer en Azul junto a miembros de la comisión que preside, con el objetivo de que los representantes del Colegio estén presentes en los diferentes departamentos judiciales de la Provincia.

«Desde nuestra conducción -afirmó- queremos tomar contacto con las realidades de una provincia que es muy amplia y con una variedad de problemáticas no uniforme. Y nos interesa tomar contacto en forma directa con los actores institucionales y acompañar a cada asociación local», contexto en el cual van reuniéndose «específicamente con las autoridades locales de cada Poder Judicial para escuchar sus problemáticas y acompañarlos en sus reclamos y necesidades».

La jueza platense Cardoni fue quien, ante una consulta de este diario, hizo alusión a las inquietudes que les fueron referidas en Azul durante esa recorrida que hicieron en sede judicial para entrevistarse con magistrados y funcionarios.

«Nos han planteado, sobre todo, el tema de las vacancias. Es decir, los cargos que no están cubiertos. Ya sean tanto de funcionarios que aspiran a ser magistrados o en el caso también de defensores y fiscales», afirmó la también titular del Juzgado en lo Civil y Comercial número 4 con asiento en La Plata.

Según esa magistrada sostuvo, «en el propio Azul como en Olavarría y Tandil -estas últimas, dos de las once ciudades que forman parte del Departamento Judicial local- hay un gran número de vacantes». Una realidad que, a su entender, «no sólo dificulta el servicio de justicia sino que también hace que cada funcionario esté haciéndose cargo de la tarea de otro por subrogación», en medio de situaciones a través de las cuales en algunos casos «presentan problemas de salud que son bastante serios».

«También se nos ha planteado el caso de la Cámara Penal, que siendo uno de los organismos con mayor índice litigioso en toda la provincia cuenta sólo con una sala», afirmó la Jueza.

Sobre ese tema en particular, tiempo atrás había sido informado sobre la necesidad y la intención de crear una nueva sala para la Alzada departamental, que en el centro de la provincia de Buenos Aires tiene competencia en causas penales, correccionales y de Ejecución que se tramitan en toda la jurisdicción del Departamento Judicial Azul.

Pero ese proyecto para la creación de una segunda sala aún no se concretó, por lo que las autoridades del CMFBSAS que ayer estuvieron en esta ciudad tienen ahora como objetivo ver en qué etapa se encuentra la iniciativa, con la idea de poder concretarla en un futuro que, se espera, no sea tan lejano.

Cargos sin cubrir, el gran problema

Según lo que Claudio Santagati expresó, en la totalidad de los departamentos judiciales de la provincia de Buenos Aires todavía están sin ser cubiertos entre «el 40 y el 50 por ciento» de los cargos que han quedado vacantes.

Entre otras cuestiones, esa problemática surge luego de que los magistrados y funcionarios que ejercían esos cargos se jubilaron.

Un ejemplo de eso en el ámbito local era lo que sucedía hasta el año pasado en la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal, que recién poco antes de finalizar 2021 y después de mucho tiempo volvió a tener tres integrantes, contando para eso con la designación del magistrado Agustín Echevarría para ocupar el único cargo que quedaba vacante.

Siempre en referencia al fuero penal departamental de Azul, también es ejemplo de esa problemática lo que actualmente todavía sucede en los dos tribunales orales con asiento en el Palacio de Justicia.

En el número 1 aún resta designar al reemplazante de Gustavo Borghi, quien se jubiló tiempo atrás. Y en el 2, la única titular es la magistrada Alejandra Raverta, ya que todavía no fueron cubiertos los cargos que dejaron Carlos Pagliere (h) cuando se convirtió en camarista penal y -también al retirarse de la función pública tras haberse jubilado- el otrora juez Gustavo Abudarham.

«Hay que tener en cuenta que esas 700 vacantes que hoy existen son casi el 50 por ciento de los cargos sin cubrir en toda la provincia», sostuvo el presidente del CMFBSAS. Y agregó: «Hay lugares en los cuales, por ejemplo, faltan el juez de determinada ciudad, un asesor de menores o un fiscal»; para después referir que si bien en algunos casos esos cargos vacantes son cubiertos de manera subrogante, en otros eso no se puede hacer teniendo en cuenta -por ejemplo- las distancias que existen entre ciudades del interior bonaerense que forman parte de un mismo Departamento Judicial.

«Entonces, la situación se agrava», declaró sobre esta problemática que, a modo de denominador común, surge como uno de los principales planteos en cada uno de esos encuentros que desde el Colegio mantienen con funcionarios y magistrados que desempeñan tareas en todo el ámbito del territorio bonaerense.

«Nuestra preocupación es cómo nosotros, ante esas ausencias, podemos resolver el conflicto del ciudadano. Si yo no puedo contar con un fiscal o un juez, tengo que retrasar un juicio o no puedo tomar una demanda. Y entonces, ¿cómo hacemos para lograr que nuestras sociedades resuelvan sus conflictos? Por eso es importante el tema de las coberturas», recalcó Santagati.

Solucionar esa problemática de las coberturas de los cargos, desde el Colegio que ahora preside, forma parte de la agenda de gestión que lleva adelante el actual Presidente. Algo para lo cual, según expresó, «tenemos un contacto casi semanal o periódico, en principio, con nuestras autoridades dentro del Poder Judicial, que son los miembros de la Suprema Corte y el Procurador provincial. Y también lo tenemos con las autoridades, por un lado, del Consejo de la Magistratura, del cual formamos parte con nuestros representantes; y por el otro, con el Poder Legislativo y el político, con la idea de visibilizar esta problemática, que realmente es de gravedad inédita por un montón de coyunturas».

Según sostuvo, el actual es «el momento más crítico» en materia de cobertura de cargos en la provincia teniendo en cuenta esa cifra de puestos sin ser ocupados, que oscila entre un 40 y un 50 por ciento.

Para que eso suceda Santagati afirmó que se dieron situaciones de tipo coyuntural, entre las cuales figuró «un cambio en el sistema de selección en el Consejo de la Magistratura, que atrasó la forma de tomar exámenes». Y otros motivos fueron la pandemia y, posteriormente, la falta de acuerdo de «algunos sectores políticos» para conformar las comisiones de selección de magistrados y funcionarios, algo que «esta semana se pudo solucionar».

Más allá de la situación referida, el titular del Colegio de Magistrados y Funcionarios de la Provincia de Buenos Aires dijo que es optimista con relación a lo que pueda suceder en lo inmediato, ante la existencia de «una posibilidad cierta de empezar a solucionar este tema», el cual no dejó de definir como «grave».

«Por las noticias que tenemos, somos optimistas de que se pueda ir solucionando en el transcurso de este año. Tenemos buen diálogo con los actores de los otros poderes. Además, vemos la posibilidad cierta de que se empiecen a remitir pliegos al Senado y que se empiecen a tomar exámenes en el Consejo de la Magistratura», señaló.

En otro tramo de la entrevista mantenida ayer con EL TIEMPO, Norberto Gioia ubicó al tema salarial como otra de las cuestiones que magistrados y funcionarios bonaerenses del Poder Judicial les plantean en esos encuentros que desde el Colegio mantienen con ellos.

Buenos Aires ocupa el lugar 17° si se compara a los salarios que perciben los funcionarios de Justicia en esta provincia con relación a los que cobran quienes desempeñan tareas en las demás del país.

«Ese también es un tema que forma parte de nuestras demandas», sostuvo Santagati.

«Pero no sólo se trata de lo salarial, sino que eso tiene que ver con mejorar el acceso de la población a la justicia, contando con mejores salarios, capacitación adecuada y vacantes cubiertas para que sean los mejores magistrados y funcionarios quienes resuelvan de manera eficaz y lo más rápido posible todos los problemas que conocemos que existen en la provincia de Buenos Aires a través de conflictos en materia civil, laboral, de inseguridad, etc. Para todo eso se necesitan funcionarios y magistrados que se capaciten, ganen bien y hagan eficaz y rápidamente sus trabajos», concluyó el titular del CMFBSAS en la entrevista con este diario mantenida ayer durante su visita a Azul.

La justicia bonaerense y la federal, con «una situación distinta»

Norberto Gioia, Claudio Santagati y Mabel Cardoni, miembros del Colegio de Magistrados y Funcionarios provincial que ayer estuvieron en Azul, durante la entrevista con EL TIEMPO. NICOLÁS MURCIA

Si bien no es una problemática que atañe al ámbito territorial donde desempeñan funciones, EL TIEMPO consultó también ayer a los miembros del Colegio de Magistrados y Funcionarios de la Provincia que estuvieron en Azul sobre lo que está sucediendo a nivel nacional con la conformación y el funcionamiento del Consejo de la Magistratura. Un tema por el que en estos días se está criticando la fuerte injerencia que tienen en los nombramientos de funcionarios de la Justicia Federal los representantes del poder político.

«Realmente lo que sucede en la justicia nacional nos interesa como ciudadanos y como miembros de este país. Pero nuestro objetivo de visibilización y preocupación, principalmente, es lo que pasa a nivel provincial», respondió Claudio Santagati desde su actual rol de titular del CMFBSAS.

Después, también sostuvo: «Cuando se habla y se instala la idea de justicia siempre se habla de lo que sucede a nivel nacional, de lo que sucede en los tribunales de Comodoro Py. Y nosotros, en verdad, tenemos también nuestros problemas, que son tan o de mayor de gravedad de los que suceden a nivel nacional».

En ese contexto, reiteró la cuestión vinculada con esas «setecientas vacantes en nuestra provincia» de cargos sin cubrir, una problemática que «creemos no está suficientemente visibilizada».

Al ser consultados si esa injerencia del poder político en las designaciones para cubrir cargos en la justicia federal podría ser una cuestión que se replique en el ámbito del Poder Judicial bonaerense, la jueza platense Mabel Cardoni sostuvo que existe un mandato constitucional que señala que «es el Poder Ejecutivo, con el acuerdo del Senado», el que interviene en los nombramientos, por lo que «de ninguna manera se puede eludir a la parte política» en esa cuestión. Y Santagati agregó: «El poder político es único, dividido en tres funciones: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Nosotros somos parte de ese poder en diálogo con los demás poderes. Yo creo que en la provincia de Buenos Aires podríamos hablar en una mesa teórica de algún tipo de reforma. Pero tenemos una situación distinta, donde realmente hay un diálogo entre los distintos poderes que nos lleva a no tener el nivel de conflictividad que se plantea en el ámbito de la justicia nacional».

«Este espíritu de diálogo y de colaboración hoy se está dando; y por lo tanto, no nos vemos reflejados con relación a esa problemática que se suscita en la justicia de la nación», sostuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.