Las bicicletas antiguas se lucieron en Plaza Ameghino

El pasado domingo por la tarde se llevó a cabo el Primer Encuentro de Bicicletas Clásicas y de Colección en la Estación de Ferrocarril Plaza Ameghino con una nutrida concurrencia de participantes y público.

Durante más de cinco horas se exhibieron alrededor de setenta bicicletas desde la histórica Aurorita hasta modelos de los años 20 del siglo pasado. La actividad surgió por iniciativa de Laureano Agüero y Julio Fernández quienes conforman un grupo de amigos que disfrutan de este tipo de vehículos en su uso diario y en el tiempo libre.

Dinámica de actividad

Una bicicleta italiana restaurada de casi 70 años llegó a primera hora de la tarde, después de haber cruzado el Atlántico y aún está en manos de la familia que la poseía originalmente. También un tiro 28 a un hombre de Rodamac (Rodados Maciel) del 77 y una mujer tiro 26 armados en Belsito Bike Shop.

Rodando, llegó una bicicleta sueca de las que quedaron tras la construcción de la planta de Fanazul en la década de 1950 y varias eran de Philips, algunas con sus coronas originales con las siete letras de la marca que conforman su estructura. Hubo varios Mister japonés Miyata con su buen andar. Una Peugeot de 1920 fue sin duda una de las motos más antiguas expuestas.

También hubo un doble tubo (uno de la India), una media carrera (todo el furor en los años 80), una carrera y una competición. Había varios modelos como un Bergamasco Multiuso, un delivery de tintorería traído de Junín, otro delivery de panadería, un cicloturismo equipado, remeras de diseño en madera, hasta un Caloi brasileño de principios de los ’80.

Y párrafo aparte mereció el triciclo repartidor de helados La Montevideana, restaurado a nuevo y que fue el que condujo la caravana central hacia el final del Encuentro.

No faltó el nieto que portaba con orgullo la bicicleta del abuelo, que traía la bicicleta del padre o de la madre, la del niño o la niña, el que la bajaba del galpón y le pasaba el plumero minutos antes de acercarse a Ameghino.

Gracias

Los organizadores de este Primer Encuentro de Bicicletas Clásicas y de Colección quieren expresar su agradecimiento a todas y cada una de las personas que se acercaron a la Estación Ferroviaria de Plaza Ameghino con sus bicicletas y al público que recorrió el paseo apreciando la variedad de modelos.

Al Centro de Artesanos y Manualistas Azules que preside Juan Íbalo por la apertura de su sede durante el Encuentro y su disposición para atender detalles de la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.