Los acusan de «robo agravado por escalamiento» y sus prisiones preventivas quedaron confirmadas

Desde la Sala Penal departamental se confirmaron las prisiones preventivas para dos jóvenes a los que se les acusa de haber cometido un robo agravado por escalada, hecho ocurrido en enero pasado en un departamento de la colonia Pedro Burgos de esta ciudad.

Días después de ocurrido ese episodio delictivo, los imputados habían sido detenidos, durante allanamientos realizados por personal policial en los inmuebles donde residen.

Los jóvenes viven en el mismo barrio donde se produjo el robo que se les atribuye como coautores, hecho ilegal por el que actualmente ambos se encuentran recluidos en unidades penales de la zona.

Los imputados en esta investigación penal -que se adelanta desde la UFI 6, que dirige la fiscal Karina Gennuso en los juzgados de Azul- habían sido identificados como Juan Bautista Narvaja Larrosa, de 18 años, y Genaro Rafael Piazza (19).

En primera instancia, estas prisiones preventivas para los jóvenes que ahora fueron confirmadas por la Audiencia Nacional habían sido ordenadas por Federico Barberena, el magistrado a cargo del Juzgado de Garantías 2, quien en su momento también ordenó la detención de los dos en el marco del trámite del presente caso.

El hecho atribuido a Narvaja Larrosa y Piazza había ocurrido en la madrugada del pasado 23 de enero.

Según lo relatado por el vecino victimado, cuando se encontraba ese día en el departamento de la colonia Pedro Burgos donde vive y eran alrededor de las 6:30, encontró dentro del inmueble a uno de los jóvenes que ahora se encuentra preso, a quien luego identificados por nombre y apellido.

En esas circunstancias, también observó el momento en que uno de los imputados que tiene este robo agravado se dio a la fuga del apartamento por el cuarto de lavado, luego de saltar por una ventana hacia el exterior del inmueble.

Aunque en un principio la víctima de este robo lo siguió, al no poder alcanzarlo, regresó a su domicilio, donde se encontró con que le habían sustraído una mochila, dentro de la cual tenía una perforadora y un destornillador.

Un recurso «injusto»

El recurso que fue desestimado por la Sala Penal había sido presentado a favor de ambos imputados por una Defensoría Oficial.

A través de ella se solicitó el cese de las prisiones preventivas para los dos, con base en un cambio de calificación -a un delito menos grave- del sumario penal que ha imputado y encarcelado a estos jóvenes.

La resolución que terminó desestimando ese recurso, por declararlo «improcedente», lleva las firmas de los camarógrafos Agustín Echevarría y Carlos Pagliere (h).

“Las circunstancias tomadas en cuenta por el juez interviniente -escribió el magistrado Pagliere (h) en la sentencia, en alusión a lo resuelto hace un tiempo por el titular de Garantías 2- para presumir que la pena que podría imponerse a Narvaja Larrosa y Piazza será de efectivo cumplimiento (nocturno en cuanto al aprovechamiento de las primeras horas de la mañana que son comúnmente aprovechadas por la mayoría de las personas para el descanso, sumado a la determinación y coordinación en el acto de ingreso al domicilio, circunstancias que sobra señalar no fueron debidamente refutados por el recurrente) se ajustan a derecho».

Estas situaciones, se concluía en la sentencia firmada por dos de los jueces de la Alzada, “permiten válidamente presumir que, en caso de condena, la pena a aplicar excederá del mínimo previsto para el delito imputado a aquéllos”. nombrada y, por tanto, la eventual sanción a imponer será necesariamente de efectivo cumplimiento”.

El delito de robo agravado por escalamiento que atribuyen a los imputados contempla penas de prisión que van de los tres a los diez años. Y esa «cuantía de pena en espera» significaba que «la medida de coacción más adecuada a los efectos de conjurar el peligro de fuga» de los jóvenes era -según se concluyó- que las prisiones preventivas de ambos se mantuvieran en el mismo términos de lo ordenado por el Juez de Garantías en la causa.

En otro apartado de lo resuelto en esta segunda instancia, con el fin de descartar la proposición formulada por la Defensa Oficial de ambos imputados – tendente a un cambio en el tipo penal de este caso que pudiera resultar en la excarcelación de ambos – las características que tuvo el delito por el cual los jóvenes aún están en prisión.

Con base en lo declarado por la víctima de este robo y por un testigo, la sentencia menciona que fue Narvaja Larrosa quien ingresó al departamento de la colonia Pedro Burgos para cometer el hecho, el cual lo hizo a través de una ventana y “después de escalar una altura de 2,50 metros”. pared.

“Ello permite considerar el esfuerzo requerido por el calificador -por ‘escalada’- objeto de estudio para lograr la incautación, aun cuando la apertura por la que accedió el occiso no se haya colocado en ese nivel como defensa predispuesta”.

Al respecto, un informe elaborado en el marco de la instrucción de esta investigación penal señaló que la rotura del vidrio de una ventana tipo ventosa, “producida por haber puesto un pie sobre ella para trepar”, sirvió para que uno de los los acusados ​​podrían «facilitar la escalada con la que se perpetró la injusticia». Situación que permitió a los jueces del departamento de Alzada “dar por verificada la aplicación deliberada de la fuerza sobre las cosas (propia del apoderamiento bajo la figura de robo)” y mantener el tipo penal que tiene hasta ahora este caso.

LOS DATOS

Ese recurso por este hecho que no prosperó, y que fue formulado ante la Sala Penal de la Defensoría Oficial número 4 con sede en el Palacio de Justicia de Azul, incluía -basado en distintos aspectos- que lo ocurrido se consideraba constitutivo de la delitos de “violación de domicilio”, “robo agravado” o, alternativamente, “robo simple”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.