Quedó confirmada la realización del juicio por la muerte de una azuleña en un campo

Desde la Sala Penal Departamental se confirmó el juicio, que contará con la intervención de un jurado popular, al trabajador rural acusado de haber matado a su pareja: un adolescente de Azul con quien vivía en un campo de Benito Juárez cuando ocurrió este trágico hecho. , en agosto de 2020, ocurrió.

Como otro dato que tiene este caso -y que EL TIEMPO informó hace un tiempo- surge que el imputado sigue cumpliendo prisión domiciliaria en la casa de Azul donde viven los padres de la víctima.

Tiempo atrás, ambos se habían ofrecido como fiadores para que el acusado de este delito permaneciera privado de libertad en ese edificio, favorecido con una pena de prisión que le fue otorgada en mayo del año pasado por Juan José Suárez, el magistrado que intervino durante la instrucción de este sumario penal.

A finales de septiembre pasado, el titular del Juzgado de Garantías 3 con sede en el Palacio de Justicia local, además, había dado lugar al pedido de elevación a juicio de esta causa, que desde la UFI 2 instruyó al fiscal David Carballo. . Y ahora las disposiciones fueron ratificadas desde la Alzada con sede en el tercer piso de los juzgados de Azul, a través de una resolución que lleva las firmas de su actual presidente, el juez Agustín Echevarría, y también del chambelán Carlos Pagliere (h).

Lo resuelto en esta segunda instancia el pasado miércoles implica que el trabajador rural procesado -que es oriundo de Benito Juárez, tiene 22 años y se llama Kevin Héctor Manuel Herrera Ullúa- llegará a ese futuro juicio con jurados, que tendrá como un escenario uno de los tribunales orales con sede en el Palacio de Justicia de Azul en fecha aún no determinada, imputados por los delitos de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por el uso de arma de fuego y tenencia ilícita de arma para uso civil, en ideal concurso de acciones.

Desde que ocurrió el hecho, esa fue la calificación que se le dio a la Investigación Penal Preparatoria que se llevó a cabo por este homicidio, que tuvo como víctima a una adolescente de nombre Rocío Ayelén Sañudo.

17 años de edad, mientras vivía en un establecimiento rural ubicado en el Partido Benito Juárez con el joven imputado, la noche del 11 de agosto de 2020 ocurrió el hecho que acabó con su vida.

El adolescente, según se investigó, murió tras recibir un disparo de un rifle y hay dos versiones de lo sucedido.

Según afirmó el propio Herrera Ullúa nada más ser aprehendido -cuando rindió declaración, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 308 del Código Procesal Penal, ante el Fiscal que instruyó la presente causa- fue accidental que el hecho que dio origen a se produjo la muerte de su pareja. Y en esa versión siguen creyendo los padres de la menor víctima.

Pero a diferencia del testimonio de los imputados, se incorpora al sumario el resultado de un informe pericial, mediante el cual los especialistas concluyeron que era imposible que el arma hubiera sido activada accidentalmente en la forma que afirmó Herrera Ullúa.

Apelación rechazado

Sergio Mercado, el defensor privado del trabajador rural acusado de este homicidio, ha venido argumentando -en las distintas etapas por las que atravesó esta causa penal, que ahora se ha confirmado para convertirse en tema de un futuro debate- que lo ocurrido esa noche del 11 de agosto de 2020 en una casa que ocupaba la pareja en un establecimiento rural denominado “San Jerónimo”, lugar donde Herrera Ullúa trabajaba entonces como tendero, debe enmarcarse en la figura delictiva de homicidio “culpable”.

En este sentido, en el recurso que formuló ante la Sala Penal y que no prosperó – tendiente, en concreto, a un cambio de calificación del sumario para que su defendido fuera imputado por un delito menos grave – el letrado indicó que el Las acciones de su defendido en lo ocurrido carecieron de la denominada “intento homicida”. Y en ese contexto, concluyó que el mal estado del fusil calibre 22 desde donde se disparó el tiro que acabó con la vida del adolescente de Azul, más “la impericia, negligencia y -quizás- imprudencia de Herrera Ullúa” se convirtieron en circunstancias. eso contribuyó a lo que definió como un “resultado desafortunado” en aquel escrito de apelación que presentó ante la Audiencia Nacional y que terminó siendo rechazado por “improcedente”.

Su declaración también se basó “en la buena relación” que tuvo su cliente con su pareja en la vida; en “la falta de acreditación de conflictos anteriores al hecho”; en «la falta de patologías relevantes en el imputado» y en «el grado de consternación mostrado» por el propio imputado nada más ocurrir este hecho aquella noche del 11 de agosto de 2020.

La Fiscalía que instruyó esta causa penal había podido comprobar que no existían antecedentes de violencia de género por parte del trabajador rural hacia su víctima con anterioridad a que ocurriera este homicidio; algo que también informaron los diferentes testigos que fueron citados a declarar durante la tramitación de este sumario, entre los que se encontraban familiares de la pareja.

Más allá de todo lo anterior, así como sucedió cuando la Sala Penal ratificó la prisión preventiva del trabajador rural en noviembre de 2020, ahora la propuesta del abogado de Herrera Ullúa no prosperó ante la Audiencia Nacional. Y por lo concluido, se resolvió “ordenar la continuación del proceso hacia su etapa central, el debate, bajo la trascendencia jurídica promovida por el Ministerio Público desde los albores de la investigación”, escribió en la sentencia el juez Agustín Echevarría. para, además de ratificar la elevación a juicio de este caso, mantener la calificación penal que ha tenido este expediente judicial desde que comenzó a instruirse.

LOS DATOS

De ser declarado «culpable» en ese futuro juicio por jurado de los delitos por los que ahora se ha confirmado que este sumario penal pasará a ser objeto de debate, la sanción que recibirá el trabajador rural por parte del juez que intervenga en ese proceso Será inevitablemente la máxima contemplada por el Código Penal argentino: la cadena perpetua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.