Seguirá preso un joven investigado por episodios de violencia de género

Se sigue imputando un hecho tipificado penalmente como desobediencia reiterada y otro conjunto de ilícitos de desobediencia y coacción, como cometidos «en acción real», contra un joven cuya prisión preventiva ha sido ahora confirmada, luego de que en la en el marco de la investigación de este caso había sido aprehendido a finales de enero pasado.

El imputado fue identificado por voceros judiciales y policiales como Bautista Modenessi, de 26 años.

El sumario penal por el que continúa privado de la libertad lo tramita la UFI 1, la fiscalía especializada en Violencia Familiar y de Género, que está a cargo de Marcelo Fernández.

El viernes pasado, una resolución emitida por la Sala Penal departamental confirmó la prisión preventiva para el imputado. Tiempo atrás, esa medida cautelar la había dictado Federico Barberena, el magistrado a cargo del Juzgado de Garantías 2 con asiento en los juzgados de Azul que entiende esta investigación penal relacionada con hechos de violencia de género.

Las disposiciones de esta segunda instancia llevan las firmas de los chambelanes Agustín Echevarría y Carlos Pagliere Jr., quienes al ratificar la vigencia de esta medida coercitiva, rechazaron por unanimidad “por improcedente” un recurso interpuesto por un Defensor del Pueblo para que se decrete el cese de la prisión preventiva del joven imputado.

Tal como lo sostuvo en su momento el Juez Garante, los camarógrafos que intervinieron para contestar el recurso consideraron que la prisión preventiva que se le dictó a Modenessi “es necesaria y proporcionada, resultando la única que -por el momento- logra neutralizar la peligros procesales.

detenido

A finales de enero pasado, un procedimiento realizado en esta ciudad por policías del Comando Patrulla Azul había conducido a la detención del joven imputado.

Según lo informado por voceros de seguridad en ese momento, esa medida se hizo efectiva cuando Modenessi se encontraba en la casa de su ex pareja, violando así una orden judicial que le había sido dictada tiempo atrás, que le prohibía mantener cualquier contacto. con la mujer que aparece como víctima en este caso.

Citando lo sostenido desde la Acusación, en el fallo de la Sala del pasado viernes que confirmó la prisión preventiva del imputado, se hizo alusión a lo sucedido el día que fue detenido por violar el citado perímetro. Asimismo, a «cada una de las veces en que lo hizo y la modalidad utilizada», teniendo en cuenta que había estado presente en la casa de su ex pareja «pese a la negativa» de esa joven «a cuidarlo». .

En lo resuelto desde la Alzada, mediante un fallo donde el primero en votar fue el juez Agustín Echevarría, refirió que en este caso en particular “hay vehementes indicios de que -Modenessi- en libertad entorpecerá la investigación y evadirá la acción de la justicia. «. Y en otro apartado de las disposiciones, el actual Presidente de la Sala Penal sostuvo: “Veo, por un lado, un peligro de obstrucción probatoria a la valoración objetiva de las conductas desplegadas por los imputados; donde, en reiteradas oportunidades, se hizo caso omiso de las exigencias impuestas por el Juzgado de Familia y, además, coaccionó a la víctima para iniciar una conversación, bajo la amenaza de que, en caso de negativa, la situación ‘terminaría mal'».

“De más está decir que estos episodios ocurrieron a pocos metros de un control policial activo, lo que demuestra la indiferencia de los occisos hacia la autoridad y las decisiones adoptadas”, afirmó también el juez Agustín Echevarría.

Esa situación a la que se refiere más las circunstancias que tiempo atrás habían llevado a que el joven fuera expedido en el mencionado perímetro del Juzgado de Familia con sede en Azul fueron -consideró la camarera que votó primero en esta resolución- evidencia que demuestra «el contexto de género violencia de base en la que se produjeron las supuestas conductas» al azuleño que sigue en prisión.

También se mencionó que su actuación dio como resultado el desarrollo de un comportamiento en el que se mostró “renuente a acatar las órdenes impuestas por la jurisdicción y se desvía reiteradamente de las normas vigentes, lo que me lleva a inferir que si se le concede la libertad, incumplirá los requerimientos que se le hagan desde la magistratura y podrá entorpecer la actuación de la justicia, ya sea por no presentarse cuando se le solicite o por hostigar a la víctima”.

LOS DATOS

En el fallo de la Sala Penal que confirmó esta prisión preventiva, se mencionó que esta medida de coacción “se vuelve proporcional en atención al tiempo que el investigado ha estado detenido en relación con el monto delictivo que muestran los hechos imputados, que comienza de un mínimo de dos años; convicción que, a mi juicio, por la concurrencia de los delitos que se investigan y el contexto de violencia contra la mujer en que se desarrollaron, no se suspenderá”, estimó el juez Echevarría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.