Un azuleño fue condenado por un siniestro vial ocurrido el Domingo de Pascua de 2017

Un año de prisión por cumplimiento condicional y dos años de «inhabilitación especial para conducir vehículos automotores» fueron las sentencias impuestas a un hombre de Azul que en un juicio fue encontrado penalmente responsable de un accidente de tránsito.

En ese hecho, ocurrido el Domingo de Resurrección de 2017, en este debate había fallecido la esposa del condenado, quien era acompañante en el automóvil que conducía el imputado: un Chevrolet Astra que chocó con un Volkswagen Gol Trend sobre la Ruta 3 y Juan B Feria, resultando también en dicha colisión con heridos la pareja que viajaba en el segundo de los citados vehículos.

Osvaldo Ismael Bongiorno, de 61 años, es el nombre del sentenciado en este juicio oral, cuyo veredicto se había dado a conocer este miércoles, el cual pasó del Juzgado Correccional número 2 con sede en los juzgados de Azul.

Héctor Torrens, el magistrado que intervino en ese proceso, declaró autor al azuleño de los delitos de homicidio culposo y lesiones graves culposas, en ambos casos agravados por la conducción temeraria e irregular de un vehículo automotor, en competencia ideal, a que se refiere la fallida .

El choque que pasó a ser objeto de este proceso se había producido en horas de la tarde del 16 de abril de 2017.

Alrededor de las 18:30 horas de ese día -se menciona en la resolución- Bongiorno conducía un Chevrolet Astra por la Ruta 3. Y en el kilómetro 300, a la entrada de esta ciudad por Juan B. Justo, “sin tomar las precauciones de precaución y precaución, con sólo las luces de posición encendidas, intentó cruzar la calzada y entrar en la vía de acceso convenida, invadiendo así el carril de circulación».

En ese momento, el Gol Trend circulaba por la vía contra la que chocó el Astra, que golpeó «frontalmente» el «lado derecho» del coche que conducía el condenado azuleño en esta primera instancia.

Las consecuencias más graves en ese siniestro camino las sufrió la esposa de Bongiorno, quien tenía 49 años, se llamaba Carina Fabiana Martínez y falleció el mismo día del siniestro.

En tanto, la pareja que viajaba en el Gol Trend había sido identificada como Franco González y Bibiana Elizabeth Díaz.

El hombre que conducía ese vehículo y la mujer que lo acompañaba regresaron ese domingo de Pascua a Salto, ciudad donde tenían su base, luego de haber viajado a Tandil. Y resultaron gravemente heridos en el accidente de tráfico, teniendo en cuenta el tiempo -más de un mes- que tardaron en recuperarse de ellos, según dijeron al declarar como testigos en este debate.

La colisión entre los dos vehículos había sido registrada a través del registro de cámaras de seguridad instaladas en una planta de cereales ubicada cerca del lugar donde se produjo la colisión.

Esa filmación fue uno de los elementos valorados por el juez que intervino en este debate para fallar a favor de una condena para el conductor del Astra. Asimismo, lo que informaron los testigos y peritos especialistas en accidentes que fueron convocados a este juicio oral.

declarado

Osvaldo Ismael Bongiorno, el condenado azuleño, se había declarado en el debate.

Sobre dicho testimonio, el juez Torrens se refirió en la decisión: “Más allá de la reiterada afirmación de no entender exactamente por qué ocurrió el hecho, lo cierto es que contiene claramente un reconocimiento de circunstancias que en modo alguno lo exculpan o lo desvinculan del nexo de causalidad respecto el choque entre el vehículo Chevrolet Astra que conducía él y el Volkswagen Gol que conducía González, y el video que se aportó a la causa no permite encontrar ningún motivo a su favor que lo incrimine”.

“Centrando aquí el análisis en la actuación del único imputado, la prueba recabada permite sostener que, para acceder al ingreso a la ciudad por la avenida Juan B. Justo desde la Ruta 3, se posicionó perpendicularmente a este último, esperó un rato mientras pasaban vehículos en ambos sentidos y luego inició la maniobra de cruce, particularmente de alta peligrosidad, al punto de que tuvo que cruzar los dos carriles de circulación de una carretera nacional en un día de tráfico hiperintenso -como el propio Bongiorno admitió, también dijo el conductor del Gol Trend y se reflejó en el video que contribuyó al proceso-, siendo durante su desarrollo cuando ocupó transversalmente la mano por la que pasaba el VW Gol que impactó el lado derecho del Astra con su parte delantera. .

“Así, en la medida en que Bongiorno estaba esperando para cruzar al costado de la vía, ninguna de las explicaciones sobre los posibles factores que pudieron haber influido en su accionar tiene autoridad para exculparlo”, concluyó el Juez Correccional.

“Todos estos elementos -añadió el magistrado en relación con la actuación del imputado- estaban ante sus ojos en ese momento y debieron formar parte de la evaluación que se vio obligado a realizar para realizar la maniobra de cruce ‘con cautela, sin crear riesgo’. o afectar la fluidez del tránsito’”, a que se refiere uno de los artículos de la Ley Nacional de Tránsito.

Marcelo Fernández en representación del Ministerio Público y Jorge Moroni, como Defensor Particular del azuleño condenado en esta instancia, intervinieron en representación de las partes en lo que fue este debate.

El fiscal actualmente a cargo de la UFI 1 había solicitado en su declaración que Bongiorno fuera condenado a «dos años de prisión por cumplimiento condicional» y «cinco años de inhabilitación especial para conducir vehículos a motor».

En tanto, el abogado Moroni solicitó la absolución de su defendido, entendiendo que no cometió ningún acto ilegal y que no violó ninguna norma de tránsito; responsabilidad que en lo sucedido impuso al conductor del otro coche debido, según él, a «la alta velocidad y la distracción con la que conducía» en el Gol Trend al chocar con el Astra que conducía su cliente. Y además, también pidió en su alegato que si Bongiorno es condenado, como finalmente ocurrió en este juicio, se aplique la pena mínima prevista para los delitos por los que fue declarado autor criminal.

LOS DATOS

Como atenuantes para el conductor del Astra, el juez Torrens tuvo en cuenta que la mujer fallecida en el siniestro era su esposa, lo que para Bongiorno supuso «una grave pérdida que actuó como pena natural». También, que no tenía antecedentes penales y «el buen concepto que disfruta».

un caso especial

En otro tramo del fallo de lo que fue este debate, el juez de lo Correccional Héctor Torrens reconoció que “el caso sometido a juicio presenta particularidades que no puedo dejar de ignorar al analizar la fijación del monto de las penas conjuntas” contempladas por ese homicidio. de tipo «culpable» que llevó a la muerte de su esposa y por el cual fue condenado Osvaldo Ismael Bongiorno.

«No puedo ignorar que la víctima ha sido la esposa del acusado» y «la madre de sus hijos», dijo el magistrado, quien también consideró que «desde el 16 de abril de 2017, la muerte de su hijo pesa sobre la conciencia de Bongiorno. cónyuge en un accidente de tráfico en el que haya tenido responsabilidad penal».

“Pero como lo he venido exponiendo, ha quedado claro que -además de la muerte de Carina Fabiana Martínez- la actuación negligente de Bongiorno también ha sido un nexo causal determinante en causar lesiones graves a Franco González y Bibiana Díaz”, razón por la cual en la que el Juez manifestó que «las penas legalmente previstas para este tipo penal -prisión e inhabilitación especial- en sus cuantías mínimas de un año y dos años respectivamente, no deben verse afectadas por el instituto de la pena natural, que entiendo comprende únicamente la figura de homicidio agravado, siendo viable ajustar la sanción a la imposición de la misma”.

“Este pronunciamiento no se ha inclinado en modo alguno hacia la impunidad de las acciones ilícitas realizadas por Osvaldo Ismael Bongiorno, sino hacia la inaplicabilidad de las penas en su mayor cuantía -las de homicidio agravado- al considerarlas desproporcionadas, improcedentes e injustas ante las especiales características del resultado fatal del hecho”, concluyó el magistrado.

Además, «valorando las circunstancias personales del imputado y la ausencia de antecedentes penales», Torrens sostuvo que era «inconveniente» que la pena privativa de libertad que dictó fuera «efectivamente cumplida». Y en consecuencia, estableció para él, por el término de dos años, las obligaciones de «fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires».

En otro apartado de la sentencia, el juez aclaró que si bien existieron circunstancias en lo ocurrido “que pueden constituir infracciones a las normas de tránsito por parte del conductor del Volkswagen Gol, como la excesiva velocidad con la que conducía o supuestos hipotéticos de un autocontrol”. -principio de puesta en peligro” de ambos ocupantes de dicho vehículo por no llevar puesto el cinturón de seguridad, “queda claro, en base a lo que he dado por probado en relación con las actuaciones del único imputado Bongiorno, que no desplazan ni eliminan ni excluyen culpa de este último».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.